Montañas de palabrasconsejos

La importancia de ordenar la mochila

carga pesada en trekkin

Sábado por la mañana, hemos quedado a las 10 en el punto de encuentro y son las 9, no hay tiempo pero no te importa, tienes el material en el armario. Con suerte aún esta todo en la mochila de la última salida y efectivamente, más que una mochila es un petate donde lo último que metes probablemente se quede fuera. Pero para eso tienen tantas correas no? pues venga, arreando y pal monte.

Más que una mochila, eso parece un cencerro, mosquetones colgando, la chaqueta en algún lado, la cantimplora a modo de barco pirata y las chancletas que no falten. Distribuir correctamente el peso y llevar la mochila bien ajustada es importantísimo para evitar contracturas y favorecer el porteo. El peso es el mismo pero el balanceo al caminar puede generarnos esfuerzos innecesarios.

Las mochilas están diseñadas para distribuir la carga es la zona más baja de la mochila hacia todos los puntos de sujeción. En cambio si no hemos organizado bien los pesos, es posible que la mochila se desequilibre y nos acabe pesando más la parte superior de la mochila que su base.

Orden general

  1. Elementos pesados como mosquetones, cintas etc.
    Se colocan en la base de la mochila, no los vamos a utilizar durante la aproximación y al no poder acomodarse por falta de flexibilidad, es lo primero que meteremos.
  2. Pies de gato, zapatillas de recambio.
    No pesan, pero me ha parecido útil en muchas ocasiones colocar los pies de gato y las chanclas como cuñas para mantener la rigidez de la mochila, aunque este paso puede sustituirse por el tercero.
  3. Agua, gas, ropa…
    Objetos que no son pequeños pero pueden ser paseados o incluso frágiles. Como por ejemplo los “friends” o el gas, que aprovecho la ropa para envolverlos y rellenar los huecos que haya entre mosquetones y la mochila (como hicimos con las zapatillas)
  4. Saco y esterilla.
    Según el tamaño del saco tendremos que decidir si colocarlo en la base (por fuera) o entre la mosca (tapa, capucha) y la mochila. Incluso podríamos sacarlo de la funda para acomodarlo en el interior de la mochila rellenando pequeños espacios libres.
    Nota: La cuerda puede ir tanto dentro como por fuera pero evitando que los bucles pendulen pues se pueden enganchar en ramas haciendo nuestra aproximación harto molesta.
    La esterilla es fácil colocarla tanto en los elásticos superiores de la mochila como en cualquier agarradera lateral, pues su peso es tan mínimo que desequilibra poco eso sí, no debe balancearse con el movimiento al caminar.
  5. El resto de objetos que se incluyen en los bolsillos, y para mi gusto, finalmente el casco, pues según por dónde andemos, podemos querer ponérnoslo durante el camino.

Una vez la mochila la tenemos bien empacada pasamos a ajustárnosla en la espalda. Para ello debemos asegurarnos que las correas lumbares están apoyadas en nuestra cadera, la base de nuestra espalda. Seguidamente ajustaremos las agarraderas de los hombros para limitar el balanceo y acercar la mochila a nuestra espalda. Remataremos ajustando la cinta del pecho en caso de caminar en subida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *